La importancia de la planificación de obras para empresas de la construcción.

¿Por qué el sector de la construcción necesita contar con una buena planificación de obras? La respuesta es muy sencilla: este sector necesita mantener una mejora constante. Es un área de gran actividad y una de las más importantes para el desarrollo económico de nuestro país. Veamos las razones de ello:

> Las empresas constructoras satisfacen las necesidades de infraestructuras y viviendas.

> Además, las obras de construccion demandan importantes recursos público y privados para su ejecución.

> Al usar mano de obra de forma intensiva, constituyen una importante fuente de trabajo.

> Y, por último, el sector de la empresa constructora genera una importante actividad indirecta en muchos otros sectores económicos del país.

Planificación de obra

Deficiencias en el sector de la empresa constructora:

Aunque es evidente que las empresas constructoras son uno de los motores de nuestra economía también son uno de los sectores productivos con el menor grado de desarrollo. Es un sector en el que se producen variadas deficiencias y una falta de efectividad que se traduce en un gasto excesivo de recursos y en una limitada competitividad.

Las características productivas del sector de la empresa constructora pueden resumirse en los siguientes aspectos:

> Curva de aprendizaje limitada ocasionada por la continua movilización del personal.

> Capacitación y reciclaje limitado por no promoverse un desarrollo sostenido de las capacidades del personal.

> Afectación por el clima y el entorno natural, debido a que la mayor parte de los trabajos se efectúan al aire libre.

> Presión de trabajo debida al cumplimiento ajustado de los plazos. La planificación de obras en el sector de la construcción está limitada por los timings, los cuales también dificultan la organización, promoviendo errores.

> Planificación deficiente, provocada muchas veces por la necesidad de lo inmediato. A menudo, se enfatizan aspectos que no son vitales para el cumplimiento de los objetivos generales del proyecto.

> Incentivos negativos provocados por intereses contrapuestos de los diversos intervinientes (consecuencia de la fragmentación del propio sector y de la resistencia al cambio).

> Relaciones antagónicas debido a que las diferentes etapas de los proyectos son efectuadas por diferentes agentes cuyos intereses pueden entrar en conflicto.

> Sobrevaloración de la experiencia en menosprecio del conocimiento, por desconfianza a las ideas de cambio e innovación.

> Actitud mental favorable al inmovilismo por considerar más eficiente lo tradicional y por falta de interés en mejorar.

Con este escenario, es habitual que en los proyectos de construcciones nos encontremos las siguientes situaciones:

> Bajos niveles de calidad: De manera que el diseño y la construcción finales no reflejan siempre lo que deseaba el cliente.

> Falta de constructabilidad: No se completan los diseños y se producen interferencias entre especialistas.

> Improductividad.

> Niveles insuficientes de seguridad.

> Ineficacia: Ampliaciones de plazos, replanteamientos de presupuestos, aumentos de costos…

Cómo conseguir una buena planificación de obras en el sector de la construcción:

Ante esta situación se hace evidente la importancia de una adecuada planificación de las obras de construcción. Además, debemos tener en cuenta, que estamos ante uno de los sectores que ha sufrido más cambios sustanciales en estos últimos años. Hablamos de:

  • La intensificación de la competencia,
  • la globalización de los mercados,
  • la demanda de resultados más modernos,
  • la velocidad con la que surgen nuevas tecnologías,
  • el aumento del nivel de exigencia de los clientes
  • y la limitada disponibilidad de recursos financieros para llevar a cabo los proyectos.

Todo esto hace imprescindible invertir en procesos de gestión y control. Sin estas herramientas de dirección perdemos de vista los principales indicadores: el tiempo, el coste, el beneficio, el retorno de la inversión y el flujo de caja.

Por otro lado, numerosos estudios atestiguan que una planificación de obras deficiente es la principal causa de la baja productividad de un sector, de sus elevados sobrecostes y de la baja calidad de sus productos.

Tras la crisis, la percepción sobre la importancia de una adecuada planificación de obras ha cambiado radicalmente en nuestro país. Los motivos son los siguientes:

> Fuera de España no se inicia un proyecto sin una planificación detallada.

> Ha nacido una nueva sensibilidad al sobrecoste, cuyo control implica también el control del tiempo.

> Y hay muchas oportunidades de trabajo para quienes sepan planificar una obra correctamente y controlar el coste de un proyecto.

¡Suscríbete a nuestra newsletters!

Al presionar el botón "Suscríbeme" estás aceptando las Condiciones de Uso y la Política de Privacidad .

Related Posts

X